El milagro del niño cristero que será elevado a los altares

  • Posted: 23/01/2016

¡Y Cristo nos sigue dando cada día más ejemplos de que podemos llegar a ser Santos!, José Sánchez del Río, el “niño Cristero”, será canonizado en el transcurso de este año. Así lo anunciaron desde el Vaticano, luego de que este 21 de enero el Santo Padre firmara el decreto por el cual se reconoce el milagro por intercesión del beato José Sánchez del Río.

La noticia nos llena de alegría y entusiasmo pues se da en el marco de dos eventos importantísimos para los mexicanos: la venida del Papa Francisco a nuestro país el próximo mes y la Peregrinación Juvenil al Cerro del Cubilete a finales de enero.

Tal vez te estás preguntando ¿Por qué el “niño Cristero”?, ¿cómo un niño puede llegar a los altares?, te damos algunos datos de la historia para que lo conozcas y te diremos cuál es el milagro que le valió la santidad.

 

Seguro recuerdas que en México entre 1926  y 1929 durante el gobierno de Plutarco Elías Calles se llevó a cabo la Guerra Cristera como resultado de las prohibiciones de culto que fueron impuestas durante este periodo, guerra que dio a la Iglesia muchos mártires y santos, entre los que destaca Miguel Agustín Pro.

Pues en este mismo contexto tenemos la aparición de José Sánchez del Río, un niño de 14 años que nació en Sahuayo, Michoacán, educado por sus padres en la fe católica, la cual practicaba fervientemente al catecismo,  a misa cada ocho días y los días 21 de cada mes, así como rezando el Rosario de manera diaria, actividades que todos podemos hacer de igual manera.

En la efervescencia de la situación, José decide enlistarse en las filas del ejército cristero con el único objetivo de defender a Cristo y a la Iglesia. Fue aceptado como asistente, sin embargo en uno de los tantos combates librados, fue capturado por los federales quienes en primera instancia lo invitaron a unirse a ellos al ver la valentía y presteza con que contaba a tan corta edad, propuesta a la cual renunció contundentemente, lo que le valió que después de cuatro días de encarcelamiento, fuera torturado.

Aún en esta condición de encarcelamiento, José tuvo oportunidad de escribir a su madre, pidiéndole le transmitiera su testimonio a sus hermanos mayores y a ella resignarse a la voluntad de Dios. De igual manera tuvo la valiosa oportunidad de recibir el Sacramento de la Eucaristía, que seguramente le dio el valor para que el dolor físico no le hiciera renegar del amor a Dios.

El milagro

La recuperación de una niña de 4 meses con un diagnóstico de 90 por ciento de probabilidades de muerte cerebral, quien al ser desconectada sobrevivió y actualmente tiene cinco años y vive sin ninguna secuela de este padecimiento, es el milagro que llevará al “niño Cristero”  a los altares.

Este hecho debe seguir animándonos a todos los días buscar la santidad, eventos que parecieran tan simples como el ir a misa, rezar el Rosario, hacer obras de caridad, pequeños sacrificios en el día a día nos acercan un poquito más a Dios, ¡que dicha sería que pudiéramos llegar a Él mediante el martirio!, pero esta no es la única vía para alcanzar la meta de la santidad, si en lo cotidiano le demostramos nuestro amor con hechos, podemos lograr el objetivo, sigamos en el esfuerzo, todos podemos llegar a ser Santos.

Share:

Contáctanos

Tú también puedes evangelizar las redes sociales

Escríbenos a juventud.catolik@gmail.com
Facebook: JuventudCatolik
Twitter: @JuventudCatolik

Contáctanos

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…