“Te doy gracias, mujer, ¡por el hecho mismo de ser mujer!"

  • Posted: 08/03/2016

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, hagamos una reflexión rápida desde el punto de vista de nuestra fe.

Para entender el contexto de lo que es relevante en este 8 de marzo, es importante mencionar que fue instituido por la Organización de las Naciones Unidas en el año de 1975 y dentro de las consignas que se pelearon en aquel entonces, se encontraban el derecho al voto y a la igualdad de condiciones, de hecho oficialmente la celebración se refiere al Día Internacional de la Mujer Trabajadora. 

Sin embargo, esta conmemoración aunque le dio ciertamente a la mujer la posibilidad de empoderarse y legitimar sus derechos, también ha servido para atentar contra la propia dignidad de la mujer en el momento en que se tocan temas como los tan mencionados “derechos sexuales”. 12795289 1286708734689563 7670684383480529061 n

Seguramente ante este escenario cabe la duda de ¿cuál es el punto de vista de la Iglesia?, ¿qué es lo que el Magisterio nos recomienda ante la ola de información que se vierte sobre este tema?, porque está muy de moda el luchar por los derechos, pero no debemos perder de vista lo que Dios nos dice a través de sus mensajeros en la tierra.

Y este es precisamente el tema que hoy nos trae aquí. La respuesta de la Iglesia ante esta conmemoración se da a través de San Juan Pablo II quien iluminado por el Espíritu Santo nos regaló la Mulieris Dignitatem o Carta a las Mujeres, de la cual se extraen los siguientes puntos:

  1. “La Iglesia desea dar gracias a la Santísima Trinidad por el "misterio de la mujer" y por cada mujer, por lo que constituye la medida eterna de su dignidad femenina, por las "maravillas de Dios", que en la historia de la humanidad se han realizado en ella y por ella”.

La Iglesia da gracias a cada mujer en su rol específico, en el de mujer-madre, mujer-esposa, mujer-hija, mujer-hermana, mujer trabajadora, mujer-consagrada, reconociéndola en todas sus facetas, sabiendo que es parte fundamental de la humanidad y la reconoce como creadora, como trabajadora, como donadora de vida no solo a través de la maternidad, sino de las aportaciones que su propia naturaleza le da,  y lo expresa de la siguiente manera:

“Te doy gracias, mujer, ¡por el hecho mismo de ser mujer! Con la intuición propia de tu femineidad enriqueces la comprensión del mundo y contribuyes a la plena verdad de las relaciones humanas”. 12801606 1286709388022831 4758638607669283576 n

El reconocimiento de todas estas virtudes trae consigo también muchas responsabilidades ante las realidades que el “mundo moderno” nos presenta, el hacer brotar en todos los ámbitos el amor y el enaltecimiento a la dignidad de la mujer misma que la Iglesia trae consigo, respetando en todo momento la individualidad del ser humano.

La conmemoración de un día dedicado solo a la mujer nos debe llevar en primer lugar a la reflexión e inmediatamente a la acción, desde el ámbito en el que te encuentres,  la acción puede empezar en la escuela, cuando ves que algún compañero comienza a menospreciar a tus compañeras por el simple hecho de ser mujeres, cuando te encuentras ante el escenario de que las mismas mujeres hablan mal de sus compañeras, cuando en casa veas que tus hermanos o algún familiar hace referencia al tema, en estos casos la corrección fraterna no solo es necesaria sino que es obligatoria por nuestra parte.

Necesitamos poner nuestro granito de arena en el plan de Dios a través de pequeñas acciones que pueden significar mucho para alguien más, ayuda a tus amigas y conocidas cuando se acerquen a ti a confiarte que tienen algún problema en su casa, con sus novios, que se encuentren ante un escenario difícil como lo es un embarazo no planeado, es ahí cuando Dios nos da la valiosísima oportunidad de testimoniar lo que predicamos en la fe.12806147 1286709358022834 6841242971807831740 n

En este Día Internacional de la Mujer reflexionemos y encomendémonos a la Virgen María, que es el excelentísimo ejemplo de la mujer cristiana, pidámosle que nos haga como Ella, decididas a dar el sí a las cosas de Dios, prestas a anunciar a los demás lo que Él tiene para nosotros, el amor para corregir a nuestro prójimo, la valentía para defender nuestros ideales y los verdaderos derechos y dignidad de las mujeres y la finalmente la gracia y fortaleza espiritual y humana para mantenernos firmes en la fe.

Que ese Día Internacional de la Mujer podamos transmitir a los demás que la Iglesia también se une a la lucha por mejorar las condiciones de vida de las mujeres católicas y no católicas, que podamos contagiar a las demás de la alegría de ser mujeres y estar cerca de Dios.

12801664 1286708871356216 3339123884522481685 n

(Foto de Santa Gianna Beretta el día de su boda)

Share:

Contáctanos

Tú también puedes evangelizar las redes sociales

Escríbenos a juventud.catolik@gmail.com
Facebook: JuventudCatolik
Twitter: @JuventudCatolik

Contáctanos

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…